Buscar este blog

Cargando...

viernes, 11 de diciembre de 2009

RUTA DE BARES MODERNISTAS POR BARCELONA

Una de las características del modernismo catalán es la plena integración en todas las áreas de la vida cotidiana, por eso en la ciudad condal aún hay lugares de ocio que siguen tal y como los disfrutaban los ciudadanos hace un siglo.
Estos establecimientos tienen en común el uso de las artes aplicadas, como la cerámica decorativa en los arrimaderos o mostradores, los yesos en molduras para decorar, especialmente los techos, el mármol para barras, zócalos y arrimaderos, la ebanistería para hacer los aparadores, el uso del hierro forjado para decorar columnas, para las lámparas y los colgadores, y por último, las vidrieras en las puertas y ventanas, que conseguían matizar la luz de los interiores. Todos estos elementos estaban decorados con motivos naturalistas, flores y hojas que se entrelazan o líneas sinuosas.
La diferencia entre los distintos establecimientos suele deberse principalmente a la calidad de los materiales utilizados, ya que éste era un factor que venía determinado por el nivel económico y la cultura del propietario.
-MARSELLA:
Este bar es el más antiguo de Barcelona, lleva abierto desde 1820. El techo es alto con lamparas de araña, carteles del siglo XIX, mesas de mármol, espejos enormes, aparador de madera para los licores y decoración de principios de siglo. Es famoso por su absenta, un licor parecido al anís, con una graduación de 70 grados, de origen francés. Dirección: C/ Sant Pau, 65. Horario: De lunes a domingo de 21h a 2:30h.
-CASA ALMIRALL:
Bar fundado en 1860. De la decoración original, se han mantenido intactos la puerta, el mostrador, el aparador y las lámparas, elementos, todos ellos, que sobresalen por la riqueza y calidad de sus materiales. La puerta del bar es bastante sencilla, ya que, durante gran parte del año, desaparecía para dar paso a una pequeña cortina que cubría la parte superior de la entrada y abría el local a la calle. Las formas de la puerta no muestran ninguna ornamentación destacada, salvo la sinuosidad de las líneas que marca la madera. El mostrador, está realizado con mármol blanco catalán combinado con mármol italiano de varios colores en la parte inferior. En uno de los extremos de la barra destaca una escultura de una figura femenina, de hierro fundido, que es la imagen de la musa de la Exposición Universal de Barcelona celebrada en 1888. Después del mostrador encontramos un mueble donde se cobraba, de formas similares a las del aparador. Dirección: Joaquín Costa, 33. Horario: De lunes a domingo de 19h a 3h.
-MUY BUENAS:
Bar-Restaurante fundado a finales del siglo XIX. El mostrador del bar es el que había en un principio y ahora ha recuperado su función original, aunque durante mucho tiempo estuvo situado en otro lugar del local como elemento decorativo. Se trata de un mostrador de mármol con un par de compartimentos que, en su momento, se llenaban de hielo y servían para mantener las bebidas frescas, con dos surtidores de agua que ahora han sido sustituidos por surtidores de cerveza. También destaca la espléndida mampara de pino melis y vidrio grabado al ácido con motivos florales que, en su origen, era la puerta entre la tienda de la granja y el comedor y que hoy separa la zona de la barra del resto del bar. Dirección: Carme, 63. Horario: De lunes a sábado de 7:30h a 2:30h. Domingos de 19h a 2:30h.
-LA CONFITERIA:
Fundado en 1912. En la fachada el local tiene dos puertas de acceso y tres escaparates de hierro y vidrio, junto a una decoración de angelitos de aire novecentista. En el interior, todas las paredes están cubiertas por un aparador de madera con el fondo de espejo o vidrio al ácido y adornos de tipo geométrico, en los que predominan las líneas rectas formando ramos. Este mueble está coronado por unos paneles curvados rematados con motivos vegetales y con flores pintadas en su interior. El mostrador de la antigua confitería tiene ahora la función de barra. También se ha mantenido intacta, como elemento decorativo, la mesa de contabilidad, con una bonita mampara de vidrio. Dirección: Sant Pau, 128.
-LONDON BAR: Bar fundado en 1910. La puerta de acceso ya nos indica que se trata de un bar diferente por todo el enmarcado de madera con el nombre en el centro. Durante la posguerra el régimen franquista obligó a castellanizar todos los nombres catalanes y extranjeros de los establecimientos, pero el del London no se destruyó, simplemente se tapó y así se ha podido conservar. Del interior destaca el aparador, con un espejo de fondo, de líneas curvas entrecortadas por flores y rematadas por volutas con decoración vegetal. Toda la madera está pintada de color crema combinado con el dorado en los adornos y líneas. Esta misma ornamentación se repite en un arco que se encuentra en la mitad de este primer tramo del bar, donde aparece el nombre del local y también la volvemos a encontrar en la puerta de acceso al segundo salón. La primera barra, la única que había en origen, es de mármol de colores con flores talladas en la parte superior, motivo que también aparece en el arrimadero del primer tramo original del establecimiento. Dirección: Nou de la Rambla, 34. Horario: martes, miércoles, jueves y domingos de 19:30h a 4:30h. Viernes y sábados de 19:30h a 5h.
-GRILL ROOM:
Restaurante-Bar fundado en 1902. Ocupa los bajos de un edificio decimonónico y su fachada está decorada con un revestimiento de madera que se adapta a los huecos arquitectónicos del local. Se sigue manteniendo la misma estructura de un revestimiento de madera con dos grandes arcadas divididas por un pilar, con un escaparate coronado por un escudo con un toro rampante. Las puertas están cerradas con vidrieras en la parte superior. Los cambios principales son el rótulo, que en origen estaba pintado y decorado con motivos florales y ahora muestra unas grandes letras lineales sobre fondo verde, y los bajos de los escaparates, que, por las imágenes que se conservan de ellos, parece ser que tenían un revestimiento de mármol y en la actualidad son de madera. Como el establecimiento hace esquina con el pasaje Escudellers, también en esta calle encontramos tres arcos, en los que se repiten los símbolos del vermut Torino y el toro. De la decoración interior destaca el aparador, de líneas sinuosas y con decoración floral en los extremos. También es de interés la asimetría de los mostradores: el de la derecha es completamente liso, sin ningún tipo de ornamentación, mientras que el de la izquierda está decorado con aplicaciones de cerámica. También son dignos de mención los trabajos de forja de los pilares: en el primero de ellos todavía se pueden leer las dos iniciales “VT” (Vermut Torino), enmarcadas por un toro rampante para recordarnos el negocio de su fundador. Hay otros elementos que se deben tener en cuenta, como el artesonado pintado del primer tramo del local o las lámparas de hierro de las paredes. El espacio se divide en dos partes, una primera en la que se encuentran las barras y se puede tomar una copa, y una segunda, construida posteriormente, destinada a comedor. Dirección: Escudellers, 8. Horario: De 13h a 15:45h y de 20h a 23:15h. Cerrado miércoles y jueves.
-EL PARAIGUA:
El Paraigua es un ejemplo de bar que no es de origen modernista, sino que se trata de un espacio, abierto en 1968, que reaprovechó y readaptó toda la decoración de una tienda modernista fundada a principios del siglo XX. Esta tienda, denominada Gallés, se dedicaba a la venta de paraguas y abanicos, y se encontraba en la calle Arcs número 5 hasta 1967, momento en que se decidió derribar el edificio y, por tanto, se tuvo que trasladar el establecimiento. Las noticias de que se dispone sobre la tienda son escasas, y aunque se conoce la fecha de fundación, 1902, se desconoce quienes fueron sus responsables. En esta página reproducimos la antigua fachada. Dirección: Pas de l’Ensenyança, 2. Horario: De lunes a viernes de 9h a 2h, sábados de 18h a 3h. Domingos cerrado.
-MOLLY'S FAIR CITY:
Paseando por la calle Ferran, al llegar a los números 7 y 9 nos puede sorprender ver a gente tomando una cerveza en una tienda modernista. Se trata de un pub irlandés que ocupa dos locales. Uno de ellos, el número 7, conserva una decoración interior y exterior de estilo claramente modernista, lo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que a principios del siglo XX esta calle era una de las principales vías comerciales de la ciudad. Por tanto, el Molly’s Fair City no es un bar modernista propiamente dicho, sino un bar contemporáneo que ha sido ampliado y unido a un espacio vecino, del que se han conservado de forma cuidadosa los elementos de carácter modernista. Dirección: C/ Ferran, 7-9. Horario: De Lunes a Domingo de 19h a 3h a.m.
-CAFÉ DE L'OPERA:
Un bar de atmósfera confortable abierto en 1929 en el local de la antigua Chocolatería La Mallorquina. El interior está bien conservado y en él destacan las sillas Thonet y los espejos decimonónicos con figuras femeninas que evocan personajes de diferentes óperas. Dirección: Rambla, 74. Horario: De Lunes a Domingo de 9h a 3h a.m.
-ELS QUATRE GATS:
Fundado en 1897. Esta antigua taberna fue uno de los epicentros artísticos y culturales de la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX. Ramon Casas, Santiago Rusiñol y Pablo Picasso son algunos de los ilustres personajes que comieron y bebieron en este peculiar cenáculo, inaugurado en 1897 en los bajos de la neogótica Casa Martí (1895-1896), de Josep Puig i Cadafalch. El edificio, de aire más europeo que catalán, destaca por sus grandes ventanales ojivales con vidrieras policromadas y por la curiosa ornamentación de las ventanas y del balcón flamígero. El exterior también luce esculturas de Eusebi Arnau, hierros forjados de Manuel Ballarín y, en la peana de la esquina, la estatua Sant Josep, de Llimona. La que se puede ver ahora es una reproducción de la original, que fue destrozada durante la Guerra Civil y recuperada por el Ayuntamiento en el año 2000. El interior es espectacular: Ramón Casas pagó de su propio bolsillo las arañas de lámparas circulares y el mobiliario medieval diseñado por Puig i Cadafalch. Otro de sus "regalos" fue la pintura en la que dos hombres, Pere Romeu -el dueño de la cervecería- y él mismo, aparecen pedaleando en un tándem; actualmente la que se halla en el establecimiento es una copia, puesto que el original se encuentra en el MNAC. El local, que publicó su propia revista (Pèl & Ploma), se convirtió en refugio de artistas e intelectuales, como los compositores Enric Granados e Isaac Albéniz o los jóvenes pintores Joaquim Mir y Pablo Picasso. Dirección: Montsió, 3 bis. Horario: De Lunes a Domingo de 9h a 1h a.m.

1 comentario:

The Barcelona specialist dijo...

Me encantan tus fotos !
Y de verdad este blog tuyo está muy trabajado, un buen reportaje, de verdad, sobre muestra amada Barcelona.